HISTORIA DE TENTUDÍA

Apuntes históricos a cargo de Manuel López Fernández,
Historiador, natural de Calera de León. Facultad de Geografía e Historia
Universidad Nacional de Educación a Distancia

  • LA CRUZ DEL SIGLO
Foto: Merche Rodríguez 

    Artística fotografía realizada por Merche Rodríguez Cuevas, tomada en una puesta de sol, casi entre dos luces, en la que puede verse un mar de crestas que descienden mansamente hacia poniente, señoreadas por esta cruz que se yergue hoy sobre fuerte roca de cuarcita, muy cercana a la la explanada del santuario.

    Pero en realidad no son los rojos “candilazos” del sol, ni tampoco el paisaje que se vislumbra en este atardecer, lo que me mueve a colgar esta foto; en realidad es la posición que en la misma ocupa esa sencilla y elaborada cruz de hierro forjado que aparece en la foto de Merche; cruz a la que hoy conocemos con el nombre de "Cruz del Siglo". Desconocía los detalles que existían en torno al origen de la misma hasta finales de 2014, cuando en Badajoz encontré una carpeta de documentos correspondientes a la Comisión Provincial de Monumentos de nuestra provincia, en la que se hablaba bastante de Tentudía. Tantos datos recogí, y tan interesantes me parecieron todos ellos, que no dudé en escribir un artículo que más tarde fue publicado, ya en 2016, por la Revista de Estudios Extremeños con el título: Tentudía y la Comisión Provincial de Monumentos en tiempos de Tomás Romero de Castilla (1885-1901).

Decía al final de este artículo que el origen de la cruz que nos ocupa está en el homenaje público que se quiso rendir en la provincia de Badajoz a Cristo Redentor, a comienzos del siglo XX, siguiendo los pasos que ya se habían dado en otras provincias y en otras montañas. Más concretamente se hablaba en aquellas notas que encontré en Badajoz de un punto dominante de la cordillera Cantábrica, el pico de San Carlos, donde se había colocado un imagen del Sagrado Corazón en lo alto de la cresta desde la que se dominaban visualmente las entonces provincias de Santander, Oviedo, León y Palencia.

    En esta misma línea, en la ciudad de Badajoz también se pensó instalar una cruz en la cumbre más alta de la provincia, Tentudía, desde donde además se dominaban tierras pertenecientes a Sevilla y Huelva. La propuesta vino de la mano del Adalid extremeño, periodico de corte católico, y al ser acogida favorablemente por la Junta Diocesana se pensó en construir un cruz de hierro fundido en la que figurase le leyenda “I.CHRISTVS DEVS HOMO VIVIT REGNAT IMPERAT”.

    Se iniciaron las suscripciones necesarias y se confió su gestión al arcipestre de Segura de León, pero no fue necesario continuar con ellas porque surgió pronto un voluntario, cuyo nombre no se menciona en la documentación, quién afrontó a sus expensas los gastos pertinentes. Así que la cruz fue echa en Calera, en el taller de la familia Cubero, y se colocó sobre un pedestal de ladrillos, levantado en la misma explanada, frente a la puerta del santuario mariano. El día de su colocación oficial fue el 26 de mayo de 1901, como se recoge en el Boletín Eclesiástico del Obispado de Badajoz, y allí permaneció hasta el verano de 1936, cuando se hubo de bajar a Calera por motivos largos de explicar. La cruz estuvo en el coro de la iglesia parroquial hasta que las reformas del templo la llevaron a una dependencia del Conventual santiaguista. Y aquí estaba, según leo en otras fuentes, cuando en 1999 se acordó reasentarla en Tentudía, en el lugar que hoy ocupa, donde fue instalada el lluvioso domingo día siete de mayo del año siguiente, con el fin de conmemorar el nacimiento de Cristo y el del nuevo milenio. No debo terminar sin antes decir que, en esta ocasión, los gastos de tan simbólico gesto fueron abonados en exclusiva por la Hermandad de la Santísima Virgen de Tentudía.